Hoy cenamos en África

Dim, 08/11/2017
En la Casa Don Bosco en Salesianos San Antonio Abad
Redacción Casa Don Bosco Valencia
Una vez finalizado nuestro periplo por Asia seguimos nuestro viaje por un nuevo continente, nos adentramos en el tercer continente con más extensión de tierra y en el que se dice que tuvo origen la cuna de la humanidad. Viajamos a África.
Hoy cenamos en África

Y que mejor forma que hacerlo que disfrutando de una de sus innumerables danzas y llenando nuestros estómagos de alguna de sus mejores viandas.

Como proceso previo a nuestra cena de gala y aprovechando los conocimientos folklóricos de una de nuestras educadoras (Lydia), nos cogemos de las manos formando un círculo y seguimos los pasos y las instrucciones de un baile que intenta se fiel a alguna de las innumerables y variadas danzas que se bailan en el continente Africano. Una manera adorable de promover la participación y de comenzar una noche mágica y muy divertida.

Seguidamente intentado ponernos en sintonía con las costumbres de muchos de los países africanos nos sentamos alrededor de un par de manteles y renunciamos a los cubiertos, que según la tradición Africana no terminan de encajar en el acontecimiento social del almuerzo o la cena.

Llega la hora de experimentar con nuevos sabores y de tratar de abrir nuestros sentidos ante unos nuevos alimentos con diferentes texturas, colores y que difieren bastante de nuestra tradicional alimentación.

El menú que con todo cariño nos había preparado Loles consiste como primer plato una sopa Harira, tradicional de Mauritania y Marruecos y que se suele degustar en el mes del Ramadán , como segundo plato Pollo Moruno un plato Marroquí, compuesto por patatas, cebollas, aceitunas , varias especias y trozos de pechuga y para finalizar unos Kosksiter, dulce tradicional de Sudáfrica recubierto de sirope, hecho con masa y con forma de trenza.

Los menores tantas veces reacios a probar nuevas recetas, empatizaron con la actividad y disfrutaron de la propuesta y de los diferentes platos que tuvimos la suerte de degustar. Tanto fue así que antes de finalizar la cena un estruendoso aplauso, surgió de forma inesperada acompañado de vítores a la cocinera y no finalizo hasta que esta salió a saludar al gentío.

África por ahora nos ha conquistado el estómago, esperemos que en estas dos semanas también nos conquiste el corazón.